6 maneras de amar tu cuerpo en los días malos con una enfermedad crónica

Estas son algunas de las prácticas que he encontrado que me ayudan a cultivar la autocompasión, incluso en los días más difíciles y dolorosos.

La salud y el bienestar nos tocan a cada uno de manera diferente. Esta es la historia de una persona.

Al entrar a la tienda, hice el escaneo habitual con mis ojos: ¿Cuántos tramos de escaleras hay? ¿Cuántas sillas? ¿Dónde está la puerta si necesito salir?

En el tiempo que me tomó calcular, mis amigos habían desaparecido en el colorido sótano, sus manos arrastrándose sobre los percheros de extraños vestidos y chaquetas a medida que avanzaban.

Respiré hondo, tragué mi ira fuera de lugar y me senté cerca de la puerta. No fue su culpa, me recordé. Nuestra cultura no está configurada para comprender cuerpos que funcionan de manera diferente. ¿Cómo podrían saber lo que es estar temblando mientras camino?